Marketing de Experiencia

Marketing de Experiencia

El mundo de los negocios se ha transformado significativamente. Los procesos de decisión de compra son ahora más ágiles debido a la transformación de la era digital. Los consumidores hoy en día tienen todo el poder en sus manos, el viaje de un cliente denominado “Customer Journey” nos permite identificar los diferentes estados en el proceso de decisión de compra de un cliente.

Es por ello que se vuelve cada vez más indispensable encontrar los puntos donde podemos crear un vínculo más fuerte con nuestros clientes y crear una experiencia que para el sea significativa. ¿Cómo logramos esto?

Lo primero es poner al cliente en el centro de la estrategia de todo negocio. Desde esta perspectiva, es posible imaginar, diseñar y crear las estrategias y tácticas que nos permitan ofrecer al cliente experiencias únicas, personalizadas y significativas.

Hoy nuestra competencia está mucho más cerca de nuestro cliente, se encuentra a 2 o 3 clicks de distancia, a unos cuentos segundos en un chat o a una llamada. El cliente de hoy exige un trato diferente, personalizado y que ante el escenario competitivo, reciba una oferta de valor.

El marketing de experiencia nos permite desarrollar esa estrategia basada en la personalización, en el trato directo y humano donde las emociones y sentimientos cumplen un papel sumamente importante más allá de los productos o servicios.

El diseño del pensamiento y el desarrollo creativo, son las piezas clave para llevar a las empresas hacia una cultura de servicio, de valor agregado y de concientización sobre la personalización y el nuevo paradigma del cliente.

En el marketing de experiencia, la vivencia es lo más importante, es el factor determinante de una compra. Lo que un producto o servicio hace sentir a un cliente potencial para generar un vínculo, una conexión con la marca o producto, y de esa manera, generar la compra.

La promesa del marketing de experiencia es, a través de las emociones y los sentimientos, generar en en la mente premisa de proveer un producto o servicio mucho mejor de lo que esperaba “better than expected service”.

Araceli Ruiz B.